6 abr. 2009

POEMA DE AMOR EN PIEDRA





Mumtaz Mahal, una princesa que sirvió de unión entre los pueblos persa y mogol, fue la inspiración de amor del emperador musulman Sha Jahan para el inicio de la construcción del Taj Mahal en 1631, tras la muerte de aquella, tan bella y de amor tan llena…

Y tanto amor sintió Jahan que tuvieron 14 hijos…

Pero Mumtaz falleció en el decimocuarto parto, mientras el Sha andaba enfrascado en una campaña militar… a su regreso dictó luto nacional en honor a la princesa durante dos años.

Tan grande fue el dolor para Jahan que dedicó el resto de su vida a la construcción de la tumba de su esposa, en la ciudad de Agra, estado de Uttar Pradesh, en la India.

Tras finalizar la obra, 23 años después, el Sha cayó enfermo y sus hijos lo destronaron… y cuenta la leyenda que pasó el resto de sus días mirando por la ventana del Taj Mahal, tal vez visualizando lo único que le importaba en esta vida… su infinito amor a la princesa, pues esa era la única realidad que él había decidido vivir.

Más de 20.000 obreros fueron necesarios para conseguir la representación más bella de la arquitectura mogola, influida por la islámica, la persa, la india y la turca.


Hoy en día es el mayor de los reclamos turísticos de la India y en 1983 fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad formando parte de una de las actuales Siete Maravillas del Mundo Moderno.

NOTA

2 comentarios:

Mónica Angelino dijo...

Me resultó fascinante leer esto. Muy bueno tu blogs!

bibliotecaria dijo...

Gracias Mónica por visitar mi biblioteca y dejar tu mensaje. Saludos