24 abr. 2009

CARLOS V


El último caballero de Europa

Miguel de Ferdinandy

Los hombres suelen matar y morir por alcanzar el poder y por
mantenerlo. Pocos, muy pocos, lo abandonan por su propia voluntad, una
vez obtenido. Por eso, el emperador Carlos V se nos presenta como un
enigma: rey de España, señor de las Indias, duque de Borgoña y
emperador. Y de todos sus títulos se despojó para pasar sus últimos
años en un monasterio extremeño, sin armiños, sin órdenes, sin
envidias... Un gesto tan señorial y tan incomprensible para nosotros
como el desafío en duelo a Francisco I de Francia para zanjar de una
vez, sin más guerras, sus disputas sobre Milán.

Numerosos son los libros dedicados a la figura de Carlos V. Pero
ninguno se centra como éste en los complejos vericuetos de su
personalidad. Aun interesándose por la obra política y los hechos
militares y diplomáticos del César, el gran historiador Miguel de
Ferdinandy desvela al hombre a través de su familia, su educación, su
fe... En su familia, por ejemplo, se sucedieron genios políticos como
Carlos el Temerario y sus abuelos Maximiliano de Borgoña, Isabel de
Castilla y Fernando de Aragón con enfermos mentales como su madre Juana
y débiles como su bisabuelo Juan II de Castilla.

En El último caballero de Europa. Carlos V: alma y política,
Miguel de Ferdinandy emplea, junto a los conocimientos del historiador,
los instrumentos analíticos de las teorías psicológicas de Carl G.
Jung.

De él y de su obra ha escrito Álvaro Mutis (Premio Cervantes
2002): “Sus reflexiones sobre el encierro de Carlos V en el monasterio
de Yuste y su trabajo sobre Los dioses de Goethe son, desde luego,
páginas magistrales y luminosas. (…) No creo en verdad que nadie haya
sabido seguir con tanta sabiduría y con resultados tan reveladores la
sinuosa línea de los Habsburgo, desde su tronco primero hasta el opaco
desenlace de los herederos de Francisco José, en medio de una Europa en
llamas, poblada de cadáveres que se contaban por millones”.

Miguel de Ferdinandy (1912-1993) nació en Budapest (Hungría) y
falleció en Oxford (Inglaterra) en 1993. Fue profesor de diversas
universidades iberoamericanas y europeas, en particular de las de
Puerto Rico y Berlín. Entre sus libros, escritos en húngaro, alemán y
español, destacan Correrías húngaras por tierras ibéricas (1961), En
torno al pensar mítico (1961), Carnaval y Revolución (1977), Felipe II,
grandeza y decadencia del Imperio español (1988) y Mito e historia
(1995).