25 abr. 2009

HISTORIA ARGENTINA: BUENOS AIRES


Calle de las prioridades
Si se nos preguntara cuál es entre las antiguas calles de la ciudad de
Buenos Aires, la de mayor significación histórica, inmediatamente
responderíamos que, por los distintos acontecimientos en ellas conocidos,
ésta es la que desde el año 1879 lleva el nombre Alsina. En efecto: a lo
largo de unas pocas cuadras, no sólo se conoce en ella la imprenta y el
teatro, sino que también aparece la Casa Niños Expósitos, gran obra que por
su alto sentido humanitario es la más notable que realiza el noble señor que
fuera llamado el "virrey de las luminarias", don Juan José de Vértiz y
Salcedo (1719- 1799). Veamos, pues, en ligera sucesión de papeles impresos
(libros, periódicos, etcétera), desempolvados por lo curioso de nuestra
investigación, aquellos sucesos que en su momento pudieron reunirse para
inscribirle el adecuado denominativo de "calle de las Prioridades" . Claro
está que se nos podrá argüir que, igualmente, en otras arterias ocurrieron
hechos no producidos en la de Alsina; conforme. Pero es que, la mayoría del
número de ellos, su naturaleza y época en que se conocieron, adquieren para
sus anales lo notorio de la anterioridad.

El presidio. Es de creer que los primeros calabozos fueron los del Fuerte,
bajo el actual paseo Colón, donde hoy funciona el Museo de la Casa de
Gobierno; pero, el primer presidio aquí conocido, estaba sobre la esquina
noroeste de Alsina y Tacruarí, y por eso en su tiempo (año 1778), a la
primera el pueblo la llamaba "calles del Presidio".
El café. Atentos a las pocas noticias que existen al respecto, debemos
aceptar como el primero de los cafés porteños al que era llamado de "Los
Trucos" por el nombre de este juego, el que se encontraba en Cabildo entre
San Martín y Santísima Trinidad (actuales Hipólito Irigoyen entre Defensa y
Bolívar). Pero, el precurso, en fama y nombradía renovada, fue el de Marcos
(de Pedro José Marcos) que comenzó sus actividades el 4 de junio de 1801.
Rincón de conspiradores y revolucionarios, se convirtió en el club que solía
congregar a los componentes de la Sociedad Patriótica cuyo presidente era
Bernardo de Monteagudo. Este café estaba sobre la esquina nordeste de Aldina
y Bolívar.
El motín. En las páginas de nuestra historia se lo conoce como "El motín de
las trenzas", y recuerda al hecho que estalló en la noche del 6 de diciembre
de 1811 en el cuerpo de Patricios, creado por Liniers en 1806, y cuyo
cuartel ocupaba el mismo lugar donde se levantara el teatro de "de la
Ranchería". Este regimiento, de origen popular y excelente comportamiento en
la revolución de Mayo, entonces a órdenes del coronel Cornelio Saavedra,
gozaba de algunas franquicias como la que permitía el uso de la coleta.
Cuando en aquella fecha, su jefe el general Manuel Belgrano dispuso que se
cortaran las trenzas, ya en desuso en otros cuerpos, la orden fue resistida
por clases y soldados que al amotinarse se hicieron fuertes en dicho
cuartel. El mismo tuvo un desenlace desgraciado ya que, seis días más tarde,
fueron fusilados y colgados de la horca en la Plaza Mayor (hoy de Mayo),
cuatro sargentos, dos cabos y cuatro soldados. No tenemos noticia alguna de
que con anterioridad, estallara otro motín en Buenos Aires.

conozcamoslahistoria@gruposyahoo.com.ar