17 sept. 2009

EL LECTOR DE LIBROS, ¿MATARÁ AL PAPEL?

Estaba viendo en la portada de Meneame esta noticia con un titular llamativo: La cultura del libro es insuperable . Y un enlace que nos llevaba al Economista de Mexico, donde comentaban los resultados de un congreso internacional sobre libros. Y la lectura de los comentarios en Meneame, me han recordado que este era un tema del que quería hablar hace mucho tiempo.

En estos momento, ya tenemos creados los instrumentos que van a permitir cambiar el papel físico por algo más digital. Ahora mismo los lectores de libros electrónicos son capaces de competir perfectamente en prestaciones con el libro en papel. Mucha gente me dirá que no es lo mismo tocar el papel, que tocar el plástico. Pero esa misma gente decía que no era lo mismo ir a un concierto que escuchar el tocadiscos; luego dijeron que no era lo mismo escuchar un CD que un disco de vinillo… es todo cuestión de gustos y de acostumbrarse. Pero la tecnología está ya aquí y hay que aceptarla.

¿Como afectará el lector de libros electrónicos a la creación de libros?

Yo creo que la irrupción de los Ebooks hará aumentar la producción de libros. El motivo es sencillo, será mucho más fácil publicar. No hay que pasar por filtros de editores… no hay que usar la infraestructura industrial de las imprentas y no hay que usar canales de distribución físicos. Yo no veo el apocalipsis que mucha gente ve con la desaparición de todos los intermediarios. Tendremos una fase de transición, donde convivirán los dos modelos de negocio. Pero a la larga el que triunfará será le edición digital. Los libros en papel irán reduciendo la tirada y quedando para ocasiones especiales y para lectores que quieren todavía usar ese medio de lectura. Además toda la posibilidad de los medios digitales llevarán a más cambios.

Las libros de ciencias y educativos, no migrarán al Ebook, directamente desaparecerán como concepto de libro. Aquí la potencia de la red es imbatible. Lo que está pasando con las grandes enciclopedias se extenderá al resto. Las posibilidades de la red, la riqueza del contenido multimedia, la comodidad de los enlaces… es algo que en el soporte de libro no se puede reproducir. El dispositivo de acceso será un ordenador, será la TV, será un teléfono móvil… pero no un libro. No consigo entender como no tenemos ya cosas así para que nuestros hijos aprendan en la escuela, en lugar de primitivos libros en papel de un solo uso. Para este tipos de contenidos, donde prima el gráfico, el sonido, la imagen y donde además los contenidos serán dinámicos por naturaleza, el libro, tanto en su versión digital, como en su versión en papel está condenado. Otra cosa es que los editores (sobre todo los de los libros de texto) lo quieran admitir. He aquí un tema muy interesante de desarrollar en nuestro sistema educativo, antes de discutir si los portátiles deben ir con Linux o con Windows… pero estas discusiones no les interesan a nuestros políticos.

Para el resto de la literatura los libros electrónicos dominarán. No hace falta ver las ventajas que tienen: no ocupan casi espacio, pesan muy poco, su consumo de energía es ridículo, puedes cambiar fácilmente de obra, con la tecnología actual, la calidad del texto es equivalente al papel. Y os lo cuenta alguien que lleva leídos más de treinta libros en unos cuantos meses con un lector de libros electrónicos.

Ahora falta que las editoriales se den cuenta de que tienen un nuevo canal de acceso a sus clientes y que empiecen a vender libros en formato digital. Porque como tarden mucho, verán como les pasa lo mismo que a la industria musical.

FUENTE