29 jun. 2009

El Papa presentará su primera encíclica social

Tardó casi dos años en escribirla; hablará de la crisis económica

Benedicto XVI saludó ayer a la multitud; su nuevo documento pedirá una inyección de moral y ética Foto: Reuters

Elisabetta Piqué
Corresponsal en Roma

ROMA.- Llevará fecha de hoy, fiesta de San Pedro y Pablo -patronos de Roma-, la esperada tercera encíclica de Benedicto XVI, que será publicada antes del 7 de julio próximo. Titulada Caritas in veritate (?Caridad en la verdad´), será la primera encíclica sobre temas sociales, laborales y económicos del papa alemán. Después de Deus caritas est (?Dios es amor´) y Spe salvi (?Salvados por la esperanza´), el Pontífice tardó casi dos años para escribir este nuevo documento, que debió revisar y reescribir tras el inesperado "tsunami" financiero de septiembre último, que desencadenó una dramática crisis financiera global.

No por nada, el Vaticano decidió dar a conocer el aguardado texto en vísperas de la reunión del G-8 (los ocho países más importantes del mundo), que tendrá lugar a partir del 8 de julio en L´Aquila, la ciudad que fue centro de un terrible terremoto en abril último.

En este marco, se espera que el máximo jefe de la Iglesia Católica no sólo denuncie una vez más la avaricia, el egoísmo y los malos manejos que causaron la crisis económica actual, sino que, sobre todo, insista en la gran necesidad de una inyección de moral y ética en la economía y en el mundo financiero.

La crisis "ha nacido de un déficit de ética en las estructuras económicas", acusa el Papa en Caritas in veritate , según adelantó el Corriere della Sera . La economía "necesita de la ética para su correcto funcionamiento", o está en contra del hombre, a quien destruye, agrega. De ahí la necesidad de un código ético común: "El desarrollo es imposible sin hombres rectos, sin operadores económicos y hombres políticos que vivan fuertemente en sus conciencias el llamado al bien común".

En su tercera encíclica sobre temas sociales, el Papa deja en claro que "sin verdad, sin confianza y amor por lo verdadero, no hay conciencia ni responsabilidad social, y el actuar social cae en manos de intereses privados y lógicas de poder, con efectos disgregadores sobre la sociedad, tanto más en una sociedad en vías de globalización, en momentos difíciles como los actuales".

Como cree que la globalización debe ser gobernada, el Pontífice -que consultó a expertos, economistas y prelados para este documento-, destaca la importancia de que en "el nuevo contexto económico-comercial y financiero-internacional" haya una revalorización del rol de los Estados. Invita a los sindicatos a "instaurar nuevas sinergias a nivel internacional" para enfrentar "la reducción de las redes de seguridad social".

Al principio del documento, Joseph Ratzinger recuerda la encíclica Populorum progressio, de Pablo VI, que en 1967 denunció la desigualdad entre países ricos y pobres. También habla de esta cuestión, lamentablemente aún, de actualidad, así como de la defensa de la vida y la atención al "estado de salud ecológica del planeta". Y denuncia con palabras fuertes el flagelo del hambre, que afecta a más de mil millones de personas, según destacó recientemente la FAO.

Nota

1 comentario:

Juan Carrizo dijo...

No estoy de acuerdo con la mirada que hace el "papa" de la situacción económica del mundo,él no puede exresarse con libertad del mal manejo de las riquezas cuando en el vaticano sus salones esten revestido de oro por todas pertes imagenes de plata con joyas de muchísimo valor y mientras en el planeta millones de personas se mueren de hambre litaralmente