16 ago. 2009

LA TORRE EIFFEL - SU HISTORIA


Se cuenta que un científico había asegurado que la torre no sería capaz de superar los 228 metros de altura, ya que sus oscilaciones la harían caer. Y cuando los fierros llegaron a este nivel de altura, los habitantes parisinos, asustados fueron a ver en masa la torre, y la observaban con mucha atención para descubrir cualquier movimiento u oscilación.

Francia deseaba demostrar una imagen renovada de trabajo en medio de los campos de la paz y llamó a una Exposición Universal que se iba a celebrar en el año de 1889, fecha que marcaba el centenario de la revolución francesa. Lo mas novedoso seria una impresionante torre de 300 metros de alto, mástil formidable para que la bandera francesa ondease orgullosa ante el mundo entero.

El concurso fue organizado por una comisión de gobierno para levantar la torre en el Campo de Marte, justo entre la Escuela Militar y el río Sena. Fueron presentados unos 700 proyectos, y finalmente, el de Gustave Eiffel gano, en forma unánime ante todos los demás.

El ingeniero Eiffel, tenia en ese entonces 53 años, y era alegre y pequeño, pero con una enorme reputación como ingeniero y de una riqueza enorme como sus proyectos. Entre otras maravillas había construido la base, extraordinariamente fuerte, para que el escultor Bartholdi, colocase la estatua de la Libertad, en Nueva York. Pero finalmente, la torre, llevaría a hacer inmortal su nombre.

Comenzaron a excavar los cimientos en enero de 1887, y después de una semana de trabajo se desato en Paris

una ola, con características de escándalo, por el levantamiento de la torre. La causa de estas protestas fue el Manifiesto de los Artistas, que decía que ellos, los artistas, amantes de la belleza parisina protestaban, con todas sus fuerzas y rabia por la erección, en pleno centro de la capital de la inútil y bárbara torre de Eiffel.

Pero no fueron solo los artistas los que se manifestaron, también lo hicieron muchísimas personas comunes, que alentados por los artistas se sumaban a los que decían que esa construcción seria un deshonor para Francia, pero estos furiosos detractores no entendían cual era el fin que se buscaba.

A los organizadores no les llamaba mayormente la atención la estética, porque la construcción de la torre era llevar a la gloria a la industria pesada de la Tercera República, su pericia de ingenieros y el haber renacido a Francia del desastre de 1870.

Las excavaciones se profundizaron 14 metros hacia donde estaba el Sena, es decir, cinco metros más abajo que el lecho del río, y duraron cinco meses. Nueve meses después los fierros se elevaban hasta los 58 metros, donde la plataforma une las cuatro patas. El ensamblaje resultó, en extremo preciso e impecable, no fue necesario volver a perforar ni un solo agujero para los remaches, y la segunda plataforma, el doble de alta, pero mas pequeña, estuvo en el aire menos de cuatro meses después.

Se cuenta que un científico había asegurado que la torre no seria capaz de superar los 228 metros de altura, ya que sus oscilaciones la harían caer. Y cuando los fierros llegaron a este nivel de altura, los habitantes parisinos asustados, fueron a ver, en masa la torre, y la observaban, con mucha atención para descubrir cualquier movimiento u oscilación. Y mientras los franceses miraban angustiados, la torre sobrepaso el fatídico límite y siguió subiendo.

A los 276 metros, la tercera plataforma quedo remachada. Esta plataforma era la mas alta a la que podría acceder el publico, pero mas arriba había una cuarta, la que el ingeniero Eiffel se reservaba para si mismo. Era un pequeño observatorio privado, en el cual recibiría a los visitantes destacados y en donde haría estudios científicos importantes como la aerodinámica. Además de contemplar las puestas de sol. Pero aun mas arriba, por sobre los 300 metros, había una pequeñísima plataforma, solitaria y desnuda, en donde existía un asta de bandera, un pararrayos y una banderilla, y fue ahí donde se fijo el ultimo remache un 30 de marzo de 1889. La gran torre estaba terminada.

Este record de altura duraría 40 años hasta la construcción del edificio Chrysler que se elevo hasta los 319 metros de altura. La torre ha sido uno de los mayores atractivos turísticos del planeta y tiene otras cualidades que la distinguen y que nunca perderá. Ha sido pintada por los mas grandes artistas y los poetas la han glorificado con hermosas palabras, ha sido la escena de un ballet y el tema de una gran cantidad de películas de cine.

Para colocar el ultimo remache la ocasión ameritaba una celebración y Eiffel invito a mas de 40 personalidades para que el 31 de marzo lo acompañaran, por vez primera a llegar hasta la cima. Les dijo que tendrían que subir a pie ya que los ascensores aun no estaban terminados. El grupo de personalidades comenzó a disminuir en la medida que subían las escaleras, pero 20 valientes lograron llegar hasta lo mas alto en la plataforma de observación, es decir después de 1585 peldaños y de ahí el ingeniero fue a la cabeza hasta la parte mas alta, después de completar 1710 escalones. Una vez ahí desplegó la bandera de Francia mientras que desde la segunda plataforma se lanzaba una salva de 21 cañonazos. Eiffel diría, en ese momento, que Francia era la única nación del mundo con un asta de bandera de 300 metros de alto.

Por mythos