19 nov. 2009

La tirada ha muerto, ¡vivan los libros!

Se habla del futuro del libro digital como algo por venir, pero los presentes en la mesa dejaron claro que es cuestión de actualidad, o peor aún, que se está llegando tarde. La venta de lectores de libros digitales ha multiplicado por tres las previsiones más optimistas y aún queda la campaña de Navidad. Las últimas cifras de Random House en Estados Unidos no dejan lugar a dudas, han vendido contenidos por valor de 22 millones de dólares en Kindle, el dispositivo de la librería 'online' Amazon.com.

La noticia en otros webs

Juan González de la Cámara, fundador de la empresa Grammata, vende su propio dispositivo, el Papyre, abrió los ojos de los asistentes: "Cuando empecé en el negocio fui con mi invento a diferentes grandes compañías. Ninguna se interesó. Sin embargo, sí lo hicieron y lo venden muy bien en las secciones de electrónica. Esto indica que el mercado va más rápido que el sector, pero también que se abre una puerta a la piratería".

Mientras los editores se están pensando el modelo de negocio en este nuevo formato están perdiendo dinero y posibilidad de marcar un precedente. "La electrónica está por delante de la oferta de contenidos. Son los propios vendedores los que recomiendan páginas para descargar libros gratis. Ya existe el P2P de los libros" concluyó este entusiasta inventor.

Javier Celaya, moderador de la mesa redonda, y, Ángel María Herrera, creador de la editorial digital bubok.com, llegaron a una conclusión similar: "no hay grandes diferencias entre los dispositivos, lo importante es el contenido. Los editores tienen que dejar de vender objetos para vender servicios".

Angel María Herrera insistió en las muchas posibilidades de futuro pero también en la necesidad de un cambio de mentalidad. "El libro electrónico permite añadir capítulos extra, cambiar personajes, crear nuevos formatos e interactuar con la audiencia. Cada libro puede tener su comunidad alrededor. En eso sí que se están quedando atrás las editoriales" expuso el responsable de Bubok.com.

No sólo hace falta un cambio alrededor del márketing de los libros, sino también en su publicidad. Mientras se discutía sobre la necesidad de fomento de la lectura entre los más jóvenes Javier Celaya hizo una observación "las campañas de promoción de la lectura se hacen siempre en medios tradicionales mientras que los jóvenes están en Tuenti".

Andreu Teixidor, ex-presidente de Ediciones Destino y ahora responsable de la línea editorial de Bubok.com, dio las pinceladas de alguien que viene del viejo mundo pero se entusiasma con el nuevo. "En España hemos sido reacios a los avances. La figura del lector, el autor y el editor se van a ver enriquecidos con estos cambios porque a todos nos gustan las historias y se pueden seguir contando más fácilmente. No se trata sólo de diversión sino que la literatura es una necesidad más honda", mostró este converso editor.

Teixidor aprovechó para dirigirse a los editores del futuro: "Pido que se olviden de una palabra, tirada. Ya no hay ediciones, hay sólo libros".

Como casi siempre que aparece alguien de Google en escena se les acusa de fomentar la gratuidad de los contenidos creados por otros. Luis Collado, responsable de Google Books en España, quiso hacer, con cara de haberlo hecho unas cuantas veces antes, algunas aclaraciones: "Google no da en absoluto, contenidos gratuitos. Protegemos a los autores y creadores. Además, no entra en nuestros planes sacar un lector de libros electrónicos pero sí mejorar la distribución de contenidos". A modo de ejemplo de las necesidades del mercado citó la escasez de 'best-sellers' en versión digital, como Larsson.

Juan González dejó claro que el mundo de la edición tradicional está llegando tarde: "Estamos cometiendo los mismos errores que la industria musical. La gente ya tiene el hábito de no pagar. Ganaremos los juicios pero no al usuario".


FUENTE