28 nov. 2009

BookServer: La iniciativa de Internet Archive

BookServer

Para aquellos que no conozcan Internet Archive, decir que trata de ser un recoplitario gigantesco de toda la producción humana libre de derechos de autor. En su sitio web se pueden encontrar películas antiguas, imágenes de la NASA, un servicio muy interesante: Internet Wayback Machine, ideal para ver viejas versiones de páginas web, o acceder a algunas que ya han desaparecido.

Después de lanzar el BookMobile, una furgoneta con una impresora de libros en la parte de atrás, ideal como bibliobus, ¿verdad?, Internet Archive presenta BookServer, un servicio que pretende competir con Amazon -al menos eso ha comentado algún periódico americano-, en el que se bibliotecas, editores y vendedores se reúnen a través de la Nube con los lectores. Vamos, más que Amazon, lo que pretende es ser una alternativa al futuro Google Editions.

Bien, en BookServer van a convivir versiones libres de derechos con algunas de pago, o al menos eso parece. La verdad es que he estado trasteando un poco en la web y tienen mucho, pero que mucho trabajo por delante. Las búsquedas son… ásperas, por decirlo de alguna manera. No hay filtros y busca en varios campos, así que los resultados pueden ser larguísimos o no recibir nada en la respuesta. Hay que decir que es un modelo, una arquitectura pensada para el uso de terceros.

Por otro lado, las opciones que presenta, acceso desde cualquier dispositivo web, preparado para varios formatos de archivo, son muy interesantes. Sin duda, el futuro del e-book pasa por el uso de la tecnología de Nube, o Cloud-Computing. La vieja idea de la descarga simple y si te he visto no me acuerdo, tiene los días contados, sobre todo por los grandes problemas de la rápida obsolescencia de la tecnología: ¿Cuánto durarán los formatos actuales? ¿Y si pierdo/me roban/se rompe mi ebook, disco duro o tarjeta donde guardaba mis mil e-books? Acceder a los datos en línea soluciona parte de esos problemas, aunque también crea nuevos, sobre todo en el campo de la privacidad y la dependencia de terceras partes.

La idea, claro, es buena. Ahora falta ver si los editores y tiendas virtuales se deciden a implementar ese modelo en sus negocios o si quedará para bibliotecas y grupos reducidos. De todas formas, es destacable que alguien ofrezca alternativas a Google y Amazon y no estemos siempre bailando al son de dos multinacionales.

FUENTE