20 jun. 2011

Drástico cambio en Internet: los dominios podrán tener cualquier terminación

Hasta ahora, las direcciones en la web debían finalizar con .com, .net, .gob u otros 19 términos. Pero la entidad que las regula decidió ampliar la lista a "toda lo que se pueda imaginar". Apunta a empresas y organizaciones, por lo costoso que será el trámite.
El organismo internacional que se encarga de asignar los nombres y números en Internet acaba de aprobar un drástico cambio en la red: las direcciones de las páginas ya no deberán finalizar necesariamente con los ya tradicionales .com, .gob, .net, .org (y otras 18 terminaciones) sino que podrán tener cualquier palabra o sigla, como .viajes, .buenosaires o "cualquiera que la imaginación humana" pueda crear.

"La decisión de hoy inicia una nueva era de Internet", dijo Peter Dengate Thrush, del consejo de administración de ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers). "Ofrecemos una plataforma para la próxima generación de creatividad e inspiración", agregó en declaraciones publicadas por la agencia de noticias DPA.

La propia ICANN calificó a su decisión (aprobada en una reunión del directorio de la entidad en Singapur con 13 votos a favor, uno en contra y dos abstenciones) como "histórica".

Hasta ahora sólo había un número reducido de 22 "Top Lebel Domains" (TDL), como .com, .net, .org o .gob, como a los que se sumaban otras 250 terminaciones referidas a países, como .ar, en el caso de la Argentina; .es en el de España o .br en Brasil.

“Si bien no tiene que ver con el trabajo nuestro directamente porque no tenemos que ver con el tema de dominios, sino de direcciones, me parece una noticia relevante para toda la comunidad de Internet”, le dijo a Clarín.com Ernesto Majó, gerente de comunicaciones del Registro de Direcciones de Internet de América Latina y el Caribe (LACNIC por su nombre en inglés), organismo internacional que administra los recursos de numeración de Internet de la comunidad regional.

“Esta resolución que surge de un proceso largo permite la creación de nuevos dominios globales que podrán tener orígenes muy diversos”, explicó el especialista. Esta resolución de ICANN abre la posibilidad de que se generen nuevas solicitudes y nuevos nombres de dominio global, por ejemplo, hay una propuesta nuestra de hace muchos años de que exista el dominio .lat para la comunidad latina”, siguió Majó.

Según relató, existen ciertos requerimientos para aplicar las solicitudes. En primer lugar, no cualquiera podrá solicitar esto, ya que habrá un requerimiento técnico a cumplir que es “la capacidad para operar un dominio global, que implica que el nombre del dominio sea resuelto en cualquier consulta en cualquier lugar del mundo”, dijo Majó. “Imagino que en el futuro van a aparecer operadores que faciliten a entidades no tan poderosas a resolver la capacidad de operación”, estimó.

Otro aspecto, según explicó, es que la representatividad de esas entidades. “Por ejemplo, si alguien solicita registrar un dominio global asociado al nombre de una ciudad, tendrá que demostrar que cuenta con el respaldo de la comunidad correspondiente para que sea la que opere, no puede ser cualquiera el que se autopostule para registrar un dominio así”.

Otro de los requerimientos que se fijaron es que el costo para iniciar el proceso es de 185 mil dólares. Tras una serie de trámites más largos y costosos, las empresas, ciudades y organizaciones podrán buscar terminaciones de mayor impacto, como .viajes, .television o lo que sea.

La decisión, indicó Rod Beckstrom, presidente y CEO de la ICANN, es que los grupos y organizaciones puedan crear dominios de primer nivel en todos los idiomas y alfabetos. Eso “modificará la forma en que buscamos en Internet y en que usamos Internet”, añadió el CEO de ICANN, una organización sin fines de lucro creada en 1998 en cooperación entre diferentes gobiernos.

La decisión de abrir el proceso permite que las solicitudes tengan curso. “Hasta el momento había una cantidad de solicitudes que estaban en marcha pero no estaban procesadas porque no estaban resueltos estos aspectos”, explicó Majó. Desde el 12 de enero al 12 de abril de 2012 se abrirá una primera ronda de solicitudes y la ICANN presentará las conclusiones en noviembre de ese mismo año.

Desde principios de 2013 será posible que los usuarios privados se registren, y los que presenten solicitudes tendrán que pagar una tasa de 185 mil dólares para el proceso de comprobación, que, se estima, tardará entre nueve y 20 meses. Igualmente, algunos críticos ya alertaron que la medida podría generar delitos contra la propiedad intelectual, patentes y marcas y que podría generar confusión.

Respecto de si esto afectará o no a los usuarios de Internet, Majó explicó que esto “tiene su sentido económico en la medida de que una empresa va a poder registrar su dominio globalmente, pero en definitiva a las personas comunes no le es relevante”. Y concluyó: “Creo que lo que sí lo es, es que las sociedades van a tener nombres de dominios asociados a su comunidad de tu lengua, tu ciudad, etc;tener un nombre de dominio que te refleje como usuario es el mayor valor”.