28 oct. 2011

El Picasso digital que revolucionó la vida cotidiana


26 oct. 2011

La biblia eslovaca de Dalí

Biblia Dalí

De vez en cuando nos gusta hablar en Lecturalia de ciertos libros que se salen de lo corriente, tanto en su elaboración como en el detallismo con el que se remata la edición… y también en su precio. Estos libros joya son inalcanzables para el lector común y, puesto que suele tratarse de ediciones muy limitadas, no nos cabe la menor duda de que acabarán engrosando las bibliotecas particulares más exclusivas del mundo, además de un puñado de bibliotecas pertenecientes a instituciones y fundaciones de carácter tanto público como privado.
El libro del que vamos a hablar hoy no es el más caro al que hemos hecho referencia, pero qué duda cabe que 2.900 euros  es un precio bastante significativo que pone fuera del alcance de la mayoría cualquiera de los 333 ejemplares con que cuenta la edición. Aunque, pensándolo bien, es una cantidad que muchos gastan en otros artículos de lujo como joyas, relojes o incluso trajes. ¿Por qué no invertir en un libro de estas características? También supone un hándicap el idioma del libro, que es el eslovaco. ¿O tal vez no? Este tipo de libros con semejante lujo de detalles, ¿se fabrican para venderse o para atesorarse con mimo y apenas abrirse por temor a deteriorarlos?
La editorial encargada de la edición de este libro, que no es otra cosa que una Biblia en eslovaco que incluye la reproducción de 105 ilustraciones de Salvador Dalí, ha sido IKAR, una de las más importantes editoriales del país centroeuropeo. Su editora, Gabriela Belopotocká, encabezó la presentación de la obra en la Catedral de Bratislava, y explicó que la idea le vino durante la Feria del Libro de Frankfurt (la más importante feria europea) de 1998 tras observar una Biblia también ilustrada por Dalí que había editado una empresa italiana. Que entre el momento en que tuvieron la idea de la publicación y su presentación haya pasado más de una década es entendible: a las dificultades de reproducción de las ilustraciones, que fueron escaneadas utilizando los métodos más sofisticados con que cuenta IKAR en sus instalaciones de Banská Bystrica, se une la problemática de negociar los derechos sobre dichas ilustraciones, que cuentan con múltiples dueños. Por supuesto nadie pone en manos de una editorial una lámina de Dalí si no se cumplen una serie de requisitos que garanticen su conservación, y sospechamos que IKAR habrá pagado una buena suma solamente en seguros.
El libro es de gran tamaño, 350 x 470 mm., y su peso es de 17 kilos. Ha sido encuadernado en piel de color rojo y en su portada aparece la firma de Dalí, en oro, engastada con un brillante y otras tres piedras preciosas. Los brillantes, todos iguales, fueron adquiridos en India, Sri Lanka y Amberes, y ellos solos encarecen bastante el conjunto.
IKAR, de todas formas, no quiere limitarse a esta edición en eslovaco, y su editora ha manifestado que también poseen los derechos de publicación en otros cinco países de la zona, República Checa, Hungría, Croacia, Eslovenia y Polonia, por lo que suponemos que en unos años esos 333 ejemplares únicos que ya existen se habrán convertido en unos cuantos más, para uso y disfrute de unos cuantos privilegiados.



24 oct. 2011

Hacia un nuevo concepto de biblioteca

biblioteca online

La irrupción de las nuevas tecnologías relacionadas con el libro electrónico e Internet pueden llevar a las bibliotecas públicas a replantear, en parte, su función.
Para muchos ciudadanos, una biblioteca es simplemente un lugar donde conseguir libros de manera gratuita por un periodo limitado de tiempo. Si bien desde algunas administraciones públicas ese es el modelo que quieren mantener -cuestiones de presupuesto y falta de interés por la cultura a partes iguales- una biblioteca pública debe, y en ocasiones consigue, ofrecer mucho más que eso.
Una biblioteca es un lugar de encuentro, un punto de acceso libre a la información, un lugar de consulta y estudio, un sitio donde no sólo hay libros sino que se puede conseguir cualquier tipo de contenido audiovisual; las bibliotecas, además, son sitios imprescindibles para exposiciones y actividades culturales.
Pues bien, Amazon ya está poniendo en marcha un sistema de préstamo para bibliotecas públicas a través de su plataforma de ebooks y el Kindle, hoy por hoy el lector número uno en Estados Unidos. El usuario tan sólo tiene que acceder a la web de la biblioteca en cuestión, seleccionar el libro que desea y descargar el libro a su lector, donde permanecerá los días tipificados en el préstamo. Los libros pasan a estar «licenciados», es decir, que cada biblioteca compra un número determinado de «copias» por libro, es decir, las que podrán ser utilizadas al mismo tiempo.
Trasladado a España me surgen un montón de posibilidades y dudas. Desconozco cuál es la postura general de las bibliotecas frente al préstamo digital -por lo quecomentamos aquí, da un poco de miedo- ya que el trabajo que se está haciendo es el de prestar lectores electrónicos como si fueran libros, en lugar de que el usuario se lleve un ebook en su propio lector.
Tal y como están planteadas muchas bibliotecas en España me pregunto si la aparición de bibliotecas públicas virtuales, creadas exclusivamente para el préstamo online, no mejoraría la situación de las actuales o, al menos, forzaría a algunos dirigentes políticos a ofrecer esos servicios adicionales al préstamo que hacen tan importante a las bibliotecas de barrio o de pueblo. Lo que temo profundamente es que, con esa concepción decimonónica que caracteriza a la clase dirigente de este país, encuentren que el paso a lo virtual es una excelente opción para ir cerrando bibliotecas físicascon la excusa de que se hayan quedado obsoletas.

22 oct. 2011

EL PAPEL DEL LIBRERO EN EL SIGLO XXI


Amazon se convierte en editorial


17 oct. 2011

Buenos Aires en 360 grados


14 oct. 2011

La Library of Congress lanza un sitio cooperativo para tesoros musicales


12 oct. 2011

EDUCAR A LOS MENORES SOBRE LOS RIESGOS DE LA RED


11 oct. 2011

ANNE ANDERSON ILUSTRADORA


DISTINTAS TIPOS DE USUARIOS EN LA RED