24 ago. 2011

LA EDAD DEL DESHIELO LLEGA A AMÉRICA LATINA





Miles de glaciares patagónicos, uno de los principales atractivos turísticos de Argentina, podrían desaparecer en tan solo 50 años. Estos datos alarmantes fueron revelados en un reciente foro internacional sobre el cambio climático, celebrado en este país latinoamericano.

Gregorio 'Nuno' Mancilla es hoy uno de los pobladores más antiguos del Parque Nacional los Glaciares, en el sur argentino. Incluso una calle de Calafate lleva su nombre en su honor. La casa donde se crió este vecino miraba a los glaciares, de ahí su pasión por ellos.

'Nuno' cuenta: "Yo vi siempre la existencia de los glaciares como una evolución natural. Recuerdo muy bien cuando tenía entre cinco o seis años, cuando vivía en esta zona. Tenía mi propio mirador en un barranco y desde allí miraba los témpanos. Para definirlo de alguna manera, yo abrí los ojos a la vida viendo el frente del glaciar Upsala, el frente del Moreno".

Pero el paisaje que vio 'Nuno' de pequeño no tiene nada de parecido con el paisaje actual. Precisamente el Glaciar Upsala es uno de los que más ha retrocedido en las últimas décadas.

Estas grandes masas heladas son uno de los principales atractivos turísticos de la Patagonia argentina y chilena. Miles de visitantes de todo el mundo llegan a la zona para ver este increíble espectáculo natural, que corre el riesgo de desaparecer.

Pero 'Nuno' atribuye estas modificaciones más al propio ciclo de vida del nevado que al calentamiento global o la actividad humana: "A mí no me sorprende para nada que el glaciar vaya perdiendo una gran cantidad de kilómetros a través de su lengua glaciaria porque es una evolución natural".

La visión de este apasionado observador coincide con la de algunos especialistas que atribuyen a fenómenos naturales el hecho de que el 70% de los hielos de la región latinoamericana esté en retroceso. Entre las hipótesis se mencionan, por ejemplo, los ciclos solares o las escasas precipitaciones en el área andina en las últimas décadas.

Eugenio Yermolin, glaciólogo del Instituto Antártico Argentino, explica: "En realidad la mayoría de las cosas que podrían afectar el avance o el retroceso de los glaciares son causas naturales. Por ejemplo, la erupción de un volcán podría dar todos los gases que podrían afectar el cambio climático y el efecto invernadero cien veces más que toda la actividad humana durante un año... toda".

Pero para la organización Greenpeace estos argumentos no son razones, sus miembros tienen otra teoría. Hernán Giardini, experto de Greenpeace Argentina, opina: "El retroceso que muestran los glaciares, si bien tiene un retroceso histórico, viene acelerado rápidamente en los últimos 100 o 200 años. Entonces ahí hay una relación directa con los gases de efecto invernadero". "El Estado argentino reconoce al impacto de los glaciares como parte del calentamiento global", indica.

Sea debido a procesos naturales o por la actividad humana, lo cierto es que por ejemplo el Chacaltaya, que durante 18.000 años reinó en los andes bolivianos, se ha derretido completamente hace apenas dos años. Junto a los casquetes polares, estos glaciares son las principales reservas de agua dulce que tiene el planeta, y la gran mayoría de ellos está hoy en retroceso.

En América Latina su desaparición afectaría significativamente a la disponibilidad de agua para la generación de electricidad, para la agricultura y para el consumo humano.

Si los hombres podemos hacer algo para evitarlo, aún estamos a tiempo.


http://actualidad.rt.com/ciencia_y_tecnica/medioambiente_espacio/issue_28378.html

http://curiosomundoazul.blogspot.com/2011/08/la-edad-del-deshielo-llega-america.html

22 ago. 2011

Lo mismo da un burro que un gran profesor


JORNADAS INTERNACIONALES BORGES LECTOR


19 ago. 2011

Cómo 'curar' contando un cuento

A todo el mundo le gusta que le cuenten cuentos, si no es en formato típico puede ser en formato cinematográfico, una película es un cuento, una historia.

Especialmente a los niños.

Los cuentos son parte del mundo del arte literario pero también pueden serlo del mund
o del arte curativo.

La narración de historias fue utilizada desde todos los tiempos para trasmitir diferentes tipos de conocimiento y también para el disfrute en general y la sanación del alma en particular.

En estos días, entre tantas terapias tradicionales y no tradicionales: complementarias o alternativas, asoma sin hacer demasiado ruido la vuelta (más especializada, diferente) de la costumbre de curarse con cuentos.

Milton Erickson, uno de los terapeutas más importantes de nuestra época, utilizaba cuentos didácticos en sus sesiones de psicoterapia. Mediante breves relatos cargados de metáforas, humor, ingenio y sabiduría procuraba modificar los pensamientos, las emociones y las conductas de sus pacientes.

Su visión de la psicología se basaba en la certeza de que la persona estaba provista de los recursos necesarios para resolver las situaciones y sentimientos que lo aquejaban y que la tarea del terapeuta era apoyar la puesta en marcha de esos recursos.

Uno de los efectos terapéuticos de los cuentos es conseguir que la persona se vea a sí misma como protagonista y responsable de su historia. En los niños esto no es necesariamente un saber conciente pero el efecto es el mismo.

Muchas veces el solo hecho de tomar conciencia de ser el protagonista de la propia historia y no un personaje secundario: el que recibió feliz la buena fortuna porque la aguardaba y había podido conservar la esperanza y no un observador pasivo de los hechos, el que estaba allí cuando cayó la bomba y fue su víctima no un daño colateral.

Muchas veces este “darse cuenta” -aparentemente poco importante- cambia radicalmente el modo de ver y sentir la propia historia, un acontecimiento pasado y por lo tanto también el presente.

¿Cómo elegir el tema o los temas principales a la hora de crear una historia con intención sanadora?

Sencillamente: el tema será aquello relacionado con lo que queremos elaborar, modificar, “contarlo nuevamente y de un modo más saludable”.

El tema es la esencia del relato. Si bien puede abundar en detalles o dispersarse en ramas, el tema es uno o poco más de uno.

En este caso puede elegirse un “pasaje” de la vida, un acontecimiento de la propia vida o de la de otra persona que ha incidido particularmente en la nuestra y por lo tanto es de la nuestra, la relación con una persona o varias, sentimientos, síntomas, malestares, rasgos de carácter, dificultades o sueños recurrentes.

Frecuentemente los asuntos que se trabajan en los cuentos terapéuticos para niños son, por ejemplo: experiencias traumáticas, enfermedades, intervenciones quirúrgicas, todo tipo de síntomas psíquicos y físicos, dificultades escolares, miedos, tristeza, inseguridad, timidez, soledad, agresividad, ira, retraimiento, dependencia o complacencia excesivas, culpa, ideas inadecuadas acerca de si mismo, autoestima.

Problemas familiares, separación o divorcio de los padres, situaciones de adopción, dificultades en el vínculo con hermanos y con sus pares, pérdidas por alejamiento o muerte, situaciones especificas de estrés, cambios a los que no puede adaptarse con facilidad, etcétera.
Dice Bruno Bettelheim: “los cuentos de hadas y folklóricos, al igual que la música folklórica, manan de las profundidades de la humanidad e involucran todas la luchas, conflictos, pesares y alegrías que la gente ha encarado a través de los siglos. A veces estas historias no son placenteras…”

“…Este es exactamente el mensaje que los cuentos de hadas transmiten, de muchas maneras, a los niños: que la lucha contra las graves dificultades de la vida es inevitable y parte intrínseca de la existencia humana pero que si uno no se amilana, sino que enfrenta con firmeza las inesperadas y a menudo injustas vicisitudes, vence todos los obstáculos y al final sale victorioso.”

“Las historias “seguras” no mencionan ni la muerte ni la vejez, los límites de nuestra existencia, ni el deseo de vida eterna. El cuento de hadas, por el contrario, confronta al niño derechamente con los predicamentos humanos básicos.” (1)

Boris Cyrulnik, uno de los primeros en utilizar el concepto “resiliencia” en psicología dice aproximadamente que “Cualquier sufrimiento puede ser tolerado si es convertido en relato.” (Esto refiere sobre todo a la "propia" escritura)

“En psicología, el término resiliencia habla de la capacidad de los sujetos para sobreponerse a tragedias o períodos de dolor emocional. Cuando un sujeto o grupo humano es capaz de hacerlo, se dice que tiene resiliencia adecuada y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por los mismos.” (2)

La cuestión del sentido:

No son las experiencias en sí las que generan las ideas y sentimientos que tenemos respecto a ellas y por lo tanto sus efectos en nuestras vidas si no el sentido que les damos. Esto es así desde que somos niños.

"… siempre cuento la historia de los picapedreros: paseo por un camino y veo a un hombre que está picando piedras. Hace muecas y sufre. Me explica que su oficio es idiota y que el trabajo muscular le hace mal. Más allá, un segundo picapedrero parece más apacible.

Golpea tranquilamente la piedra y me dice que es un oficio al aire libre y que le basta para ganarse la vida. Un poco más allá, un tercer hombre pica piedras en éxtasis.

Está radiante y sonríe. Me explica que el hecho de picar piedras lo hace muy feliz porque piensa que está construyendo una catedral.

Aquellos que tienen una catedral en su cabeza son felices, aquellos que se contentan con lo inmediato sienten bienestar y aquellos que se desesperan por no tener otro oficio son desdichados.

El gesto es igual en los tres casos pero es el significado del gesto lo que los vuelve felices o desdichados." (3)

Es esencialmente esta la intención con que se inventan historias curativas: generar otras versiones, otros significados, ofrecer otros modelos de comportamiento, otras soluciones. “Para imaginarse mejor”

Es habitual el uso de “moralejas”, lecciones que se desprenden del cuento, conclusiones formuladas como un consejo o una orientación para el tipo de situación a la que alude el cuento.
Las niñas y los niños desean escuchar y leer cuentos, estos tienen el poder de desarrollar su imaginación, fortalecer su creatividad, su personalidad, ayudarlos a conocer y aceptar la amplia gama de sentimientos que poseen y a veces no pueden expresar tanto como las situaciones difíciles y dolorosas de la vida.

Quizás un cuento, una historia adecuada contada oportunamente consiga ser la piedra angular para un mejor desarrollo, para poner en marcha o consolidar un proceso de sanación y un crecimiento más saludable.

 


Lee mas en:http://www.enplenitud.com/psicologia/cuentos1.asp#ixzz1VVez6ePu
Descarga libros gratis en http://www.enplenitud.com/libros

16 ago. 2011

“Desde Internet, el verbo ‘leer’ ya no quiere decir lo mismo”


15 ago. 2011

Escribir también puede ayudar a los enfermos


14 ago. 2011

¿A qué llamaremos leer en el futuro?


Preguntarse por el significado de la lectura en el futuro es tratar de confinar fenómenos y desarrollos que ciertamente todavía son difíciles de imaginar con una forma que hoy nos resulte comprensible. La Fundación Germán Sánchez Ruipérez tiene la voluntad de recorrer este camino lleno de incertidumbre en compañía de profesionales de la biblioteca y de la escuela, así como de expertos como los que han dado su opinión en este vídeo de nuestro Laboratorio de la Lectura.
 
En repuesta a la pregunta ¿a qué llamaremos leer en el futuro? este vídeo recoge las opiniones de:
 
Ángel Encinas, catedrático de Geografía e Historia en el IES García Bernalt de Salamanca: "Si seguimos así parecerá que la escuela no será necesaria, cuando es más necesaria que nunca".
 
Elisa Yuste, coordinadora del área de Promoción de la Lectura del Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil (CILIJ) de la Fundación en Salamanca: "al final leer será lo de siempre: poderse enfrentar a un estímulo e interpretarlo, asimilarlo, recrearlo, compartirlo".
 
Manuel Area, catedrático de Didáctica y Organización Escolar en la Facultad de Educación de laUniversidad de La Laguna: "saber decodificar los textos escritos, los audivisuales y también los hipertextuales".
 
Fernando Juárez, bibliotecario desde hace veintitrés años en la Biblioteca Municipal de Muskiz: "descifrar signos de todo tipo independientemente del dispositivo y del formato".
 
Natalia Arroyo, documentalista del Departamento de Análisis y Estudios de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, "recibir información no oral ya sea leyendo un texto, leyendo una imagen o visualizando un vídeo".
 
Catuxa Seoane, coordinadora de Planificación y Gestión de Tecnologías Emergentes en la Red de Bibliotecas Municipales de A Coruña: "lo único que va a cambiar es el soporte de la lectura".
 
Nieves González Fernández-Villavicencio, bibliotecaria de la Universidad de Sevilla y profesora responsable del Área de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad Pablo de Olavide: "no va a haber límite ni frontera entre leer, escribir, publicar, evaluar, compartir, participar".
 
Christopher Platt, director interino de Colecciones y Circulación de la Biblioteca Pública de Nueva York, "abandonará los límites de las cubiertas del libro y conducirá al lector a otros sitios".
Si dentro de diez años volviéramos a ver estas intervenciones seguramente nuestra perspectiva habrá cambiado mucho, pero los equipos de la Fundación trabajan con la convicción de que la lectura será lo que quieran los lectores y de que este factor perdurará, porque lo digital le otorga al acto de leer más relevancia que nunca hasta ahora. Los protagonistas del hecho lector son ciudadanos de un mundo que está construyéndose sobre los pilares de la sociedad de la información, un entorno en el que la competencia para saber leer de un modo eficaz es probablemente la herramienta crucial para activar la materia prima más importante de este siglo: la inteligencia.




13 ago. 2011

El Vaticano expondrá los actos del proceso a Galileo


12 ago. 2011

Prueba práctica: Google, Bing y Yahoo!, los tres buscadores más utilizados