15 may. 2009

MARCO POLO:EL LIBRO DE LAS MARAVILLAS

El Libro de las maravillas fue la primera obra de Occidente que describió de forma sistemática el mundo oriental y en especial China, donde Marco Polo había residido durante diecisiete años al servicio del emperador Kublai Khan, de la dinastía mongola Yuan. Concebido como el libro de memorias de un mercader, sus páginas informan minuciosamente sobre la organización administrativa, monetaria, aduanera y postal de los países visitados, a la vez que recrean la exótica policromía de la sociedad oriental.
En el relato de Marco Polo se manifiesta un tono maravillado ante los espectáculos de la naturaleza y los pueblos de las riquísimas y misteriosas regiones orientales. Son famosísimas sus páginas acerca del Viejo de la Montaña (de cuya leyenda se hallan rastros en muchas novelas medievales), sobre la vida de la residencia veraniega del Gran Khan en Xanadú y los usos del antiguo imperio chino. Es bella por su aliento épico y fabuloso la descripción de la batalla entre el rey Alan (Halagu, Khan de Persia) y el rey Barca (Berke, Khan de la Horda de Oro); está reproducida de manera lograda la lucha entre los dos pueblos conquistadores, en el sentido sangriento de la lucha por la vida y por la gloria.

Estupendas por sus descubrimientos de tierras nuevas son las descripciones de sus largos viajes a caballo por landas infinitas, pasando a vado los ríos, encontrando gentes desconocidas aun para los mismos orientales, y conociendo animales hasta entonces considerados como fabulosos. Son notables por su aspecto estrictamente documental, en lo que se refiere a su actividad de mercader, las noticias sobre especias raras (como por ejemplo la pimienta y el jengibre) o sobre el petróleo de Armenia, el carbón fósil del Catay y las piedras preciosas.
Marco Polo siente su orgullo de europeo, habituado a una civilización milenaria; pero del mismo modo que intuye una nueva vida de pueblos errantes llena de hechizo y de misterio, sabe sostener un tono muy suyo de moderación y prudencia, debido al conocimiento de los hombres de tierras tan lejanas de su patria. Un importante documento histórico es el constituido por la narración de la laboriosidad de Marco en Yangzhou, donde fue gobernador durante tres años. En sus actos se observa siempre una gran pericia de hombre que sabe apreciar los hechos y las cosas, y en toda ocasión aplica un espíritu de moderación justa y precisa que consigue dominar los acontecimientos. Así brilla su cordura de guiador de hombres (veneciano de antiguo cuño) aun en medio de difíciles reveses.
Pero lo que más atrae en la narración de Marco Polo (y constituye el hechizo que han experimentado siempre sus lectores europeos aun a través de malas refundiciones de su narración) es aquel sentido de estupor y maravilla por un mundo aparecido como por encanto a los ojos de un hombre habituado a la dureza de la vida cotidiana, entre la industria y el tráfico y los riesgos de marineros y mercaderes: palacios de oro y de plata, jardines fragantes de mil raras flores, ceremonias solemnes entre muchedumbres prosternadas ante ídolos y autoridades reales, tropas de guerreros en lucha tremenda por la posesión de una tierra, y costumbres, lenguas, sentimientos nunca conocidos por la antiquísima civilización mediterránea, si no eran vislumbrados a través de alguna leyenda lejana.
Esta entrega a un mundo de contrastes y de esplendores anima esta extensa narración, le confiere los caracteres de un universo poético y la sitúa entre los más ricos testimonios de la Europa medieval y de la época de los primeros descubrimientos geográficos. Y con justicia se ha podido decir que con su libro Marco Polo dio a Italia precisamente la obra épica y robusta que le faltaba, en comparación con la literatura caballeresca de los demás pueblos.

De toda su azarosa existencia es muy probable que sólo escasas o quizá ninguna noticia hubiera llegado hasta nosotros si en 1298 Marco Polo no hubiera caído prisionero de los genoveses en la batalla de Curzola. El hecho es que se encontró compartiendo la prisión con un tal Rustichello de Pisa, modesto hombre de pluma, al que relató su aventurera vida en Asia. Así nació el Libro de las maravillas, también conocido como El descubrimiento del mundo, El libro de las maravillas del mundo o Il milione. Pocas obras habían alcanzado tanto éxito: fue traducido a todas las lenguas, incluso dialectales, y naturalmente al latín. Cuando posteriormente apareció la imprenta se publicaron ediciones en numerosos idiomas. Con este libro se enriquecieron los conocimientos geográficos de los europeos, se les revelaron grandes tesoros y Occidente, a partir de ello, empezó a imaginarse Oriente. Su influencia fue muy grande en navegantes de siglos posteriores, como Vasco da Gama y Cristóbal Colón, que imaginaron rutas alternativas para llegar al Oriente de Marco Polo sin encontrar el obstáculo musulmán. En la imagen, un ejemplar de la obra que perteneció a Cristóbal Colón, y en que pueden observarse los comentarios que de su puño y letra añadió en los márgenes el descubridor de América.
Extraído de Biografias y Vidas

EL LIBRO DE LAS MARAVILLAS de POLO, MARCO
GRUPO ANAYA, S.A.

Encuadernación: Tapa dura

Colección: TUS LIBROS

Nº Edición:1ª

Año de edición:2003

Plaza edición: MADRID



Fuente

2 comentarios:

Silvia Beatriz dijo...

Mi bibliotecaria preferida:
en mi blog www.amisiysiatino.blogspot.com hay 4 premios para ti.
Regálame el placer de ir por ellos ¿sí?
Besos

bibliotecaria dijo...

Una de cal y una de arena, jajajaja
Silvia Beatriz, muchísimas gracias por los premios. Ya mismo paso a buscarlos. Cariños