28 may. 2009

HISTORIA ARGENTINA: ACUERDO DE SAN NICOLAS

El 8 de abril de 1852, dos días después de firmado el Protocolo de Palermo, Urquiza invitó por nota-circular a los gobernadores de las provincias a una reunión a efectuarse en San Nicolás de los Arroyos, el 20 de mayo, con el propósito de convenir las bases de la organización nacional.
A fines de mayo se reunieron en la mencionada ciudad diez gobernadores: Justo J. de Urquiza (Entre Ríos), Vicente López y Planes (Buenos Aires), Benjamín Virasoro (Corrientes), Domingo Crespo (Santa Fe), Pascual Segura (Mendoza), Nazario Benavides (San Juan), Pablo Lucero (San Luis), Manuel Taboada (Santiago del Estero), Celedonio Gutiérrez (Tucumán) y Vicente Bustos (La Rioja). Catamarca designó representante a Urquiza, en tanto que Salta, Jujuy y Córdoba firmaron su adhesión más tarde. El 29 de mayo se iniciaron oficialmente las deliberaciones.
El Acuerdo de San Nicolás fue firmado el 31 de mayo de 1852 y constaba de 19 artículos dispositivos y uno adicional. Estableció la vigencia del Pacto de 1831 -al que calificaba de "ley fundamental"-. Dispuso la reunión de un Congreso general constituyente en la ciudad de Santa Fe en el mes de agosto, al cual las provincias debían enviar dos diputados cada una, que tendrían inmunidades y privilegios. El acuerdo otorgaba a Urquiza el título de director provisorio de la Confederación Argentina, con importantes atribuciones, como la facultad de intervenir en las provincias en caso de que la paz interior se viera perturbada, la representación de las relaciones exteriores, el mando supremo de las fuerzas militares de todo el país, la reglamentación de la navegación de los ríos interiores y la administración general de correos. El director provisorio estaba también autorizado a nombrar un consejo de estado, con el cual consultar los casos de gravedad. El Acuerdo suprimía los derechos de tránsito entre las provincias, y destinaba el producto de sus aduanas exteriores para sufragar los gastos generales de la administración (1). El mismo día de la firma del tratado, el general Urquiza asumió el cargo de director provisorio y prestó juramento ante sus pares.
LEER