14 feb. 2009

En la vieja abadía de un persistente lector



Una edificación medieval es el lugar que ha escogido el escritor Alberto Manguel para atesorar, leer y releer los más de 35.000 libros de su biblioteca. Arcadia lo visitó en el oeste de Francia.

Carolina Ethel*
Mondion

Huele a óleo, a papel, a madera de roble y a campo. Eso, cuando los 35.000 libros que componen la biblioteca de Alberto Manguel permanecen cerrados. Si el visitante se apura a abrir Las mil y una noches en el estante de Oriente es probable que se impregne de olor a inciensos y flores de azahar. En 2001 el escritor, crítico y traductor argentino, autor de la ya clásica Una historia de la lectura (Norma, 1999), hubo de encontrar amplias habitaciones con plácidas vistas para la peculiar y numerosa familia que ha ido atesorando desde que tenía cinco años. La aldea de Mondion, en el oeste de Francia, acariciada por el Loira, se ha convertido en hogar y refugio de este apasionado de la lectura que por motivos de salud no pudo asistir al Hay Festival de Cartagena.

No es fácil ir de visita a casa de Alberto Manguel (Buenos Aires, 1948). Pero el largo peregrinaje en tren —tres transbordos, más de 17 horas desde Madrid y otras tantas en carro— se agradece, si de camino ya ha empezado uno a conversar con él a través de sus libros. El lugar elegido por este bonaerense con pasaporte de Canadá, es Le Presbytère. En la otrora abadía de la pequeña iglesia del siglo xiii, a unos 60 kilómetros de la ciudad francesa de Poitiers, Manguel encontró hogar para él y sus más de 35.000 libros. “El proyecto de toda mi vida era tener mi biblioteca. Cuando vi que los chicos eran grandes (tiene tres hijos) decidí que quería un lugar propio en el que vivir con mis libros. Casualmente vine a Poitiers a visitar a una amiga y apareció esta oportunidad”, comenta apenas de camino hacia el salón de su casa. Ha sido él quien ha abierto la enorme puerta de dos hojas, ataviado con una tupida bufanda y sandalias de franciscano, que nada tienen que ver con el pasado sacro de su casa-biblioteca. Hace tan solo dos días ha caído una nevada como no se veía en años en la región de Poitou-Charentes.


LEER MAS

5 comentarios:

curiosomundoazul dijo...

Hola, tienes unos blogs interesantes, en mí tienes un seguidor más. Saludos..!

Elisabeth dijo...

hola,gracias por tu visita a mi rincon,me han gustado muchos tus blogs,te sigo ....

besitossss

Vilma Fontana dijo...

Muchas gracias Mundoazul y Elisabeth
por sus visitas y elogiosos comentarios. Cariños

Paco Bailac dijo...

Vine a darle las gracias por su visita. Además visite su "casa" y me pareció bellísima. Felicidades


pacobailacoach.blogspot.com

Vilma Fontana dijo...

Hola Paco, gracias por su visita y por su comentario. Un gran saludo.