1 mar. 2013

Los viejos vagones del subte serán bibliotecas


Buenos Aires. Los centenarios vagones de la línea A de subterráneos que comenzaron a funcionar en febrero de 1913 hicieron sus últimos recorridos oficiales, pues sus coquetos coches de madera dejaron de transportar pasajeros luego de cien años pero reabrirán sus puertas a la brevedad... transformados en bibliotecas.

El proyecto, que comenzó a circular recientemente, fue confirmado por el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi. Según contó a los medios, serán grupos de dos vagones que funcionarán como bibliotecas públicas en distintas plazas de la ciudad. "Van a estar en dos corredores: el cultural del Sur, en la zona del Parque Lezama, y en las plazas cercanas al trazado de la línea A, como el Parque Rivadavia, Plaza Flores o Primera Junta", adelantó Lombardi.

El proyecto contempla en total 10 "estaciones". La primera será inaugurada en marzo y el resto durante este año. Hasta entonces, los vagones estarán en depósitos.
Los servicios de las bibliotecas
Según el ministro, la Ciudad aportará la primera camada de libros. Sin embargo, luego está estipulado un mecanismo de intercambio entre los mismos vecinos, que dejarán sus ejemplares a cambio de otros. "Es un sistema que funciona mucho en varias ciudades de Europa. Allí, los vecinos dejan sus libros en los bancos de las plazas y se llevan otros. Acá, en vez de bancos, habrá vagones", señaló Lombardi.

A su vez, se brindará un servicio de "cuenta cuentos". Abuelos y jóvenes voluntarios leerán en voz alta distintos textos. "Esa también es una práctica consagrada en todo el mundo", resaltó el ministro macrista.

En principio, las estaciones de lectura funcionarán abiertas al público durante varias horas al día sin requerimiento alguno. Sin embargo, "el proyecto contempla hacer carnets, como cualquier biblioteca, pero más que nada para poder tener un registro y mantener informados a los usuarios", destacó Lombardi. Además, los vagones contarán con servicio de wi-fi y pantallas solares para brindar un servicio sustentable.
Los trenes centenarios contarán con un sistema impermeabilizante que evitará su deterioro. Además, se instalarán bajo estructuras que los protegerán de la lluvia.
[Fuente: GCBA]
http://www.sai.com.ar/bibliotecologia/boletin/1/bie096.htm